miércoles, diciembre 20, 2006

UNA ANÉCDOTA:


Wilhelm Steinitz fue un admirador absoluto de Richard Wagner.

Cierto día Steinitz estuvo jugando en el “Wiener Schachclub” unas partidas con un desconocido.

Cuando éste se despidió, ya muy tarde por la noche, le comentó que saldría a la mañana siguiente hacia Bayreuth para participar en el orquestra de la ópera como violoncelista.

Steinitz exclamó: “Entonces Ud. verá a Richard Wagner. ¡Ruego que le diga, que yo, como campeón del mundo de ajedrez, le estoy valorando más alto que a Mozart y Beethoven – pués considero su música como la cima del arte!”

Con el transcurso del tiempo, pasadas unas semanas, los dos caballeros se encontraron nuevamente en un club de ajedrez de Viena.

Entonces Steinitz preguntó inmediatamente si había transmitido a Wagner sus palabras.

El violoncelista asintió con la cabeza: “Sí, y Wagner opinó: ¡Su Steinitz entiende tanto de música como yo de ajedrez!”
courses: Concorsi Protezione civile